¿La protección de datos también afecta a mi mascota?

Si la Ley Orgánica de Protección de Datos afecta sólo a las personas, ¿qué relación puede tener con los animales?

El otro día, al despacho nos preguntaban si la información de los animales de compañía entraban protegidos por la LOPD. Entonces, los explicábamos que la información propia de los animales queda excluida del ámbito de aplicación de la LOPD. Ahora bien, el Reglamento que desarrolla la ley, define como persona identificable, “toda persona, la identidad de la cual pueda determinarse, directa o indirectamente, mediante cualquier información referida a su identidad física, fisiológica, psíquica, económica, cultural o social; siempre que esta identificación no requiera de tiempo y esfuerzos desproporcionados.

Así, en el supuesto de que se creara un registro en el que se asociaron los códigos de identificación de los animales, con los nombres de sus propietarios, entonces, este código sí que tendría que considerarse como un dato relacionado con el propietario y, en consecuencia, quedaría sometida a la LOPD. Este tipo de registros son, por ejemplo, los utilizados en algunos Ayuntamientos, en los cuales tienen un registro de animales de compañía considerados “peligrosos”, por su tipología o raza, registro donde se incluyen los datos del propietario, para tener un control.

O también, sueño aquellos que puedan crear las clínicas veterinarias, donde el “paciente” seria el animal (el cual quedaría excluido del ámbito de protección), y el “cliente” sería el propietario del animal, quedando sometidas, sus datos, a la LOPD. Así pues, ¿ya sabes lo que has que hacer si tienes un animal de compañía y el veterinario o el ayuntamiento te han incluido a sus registros?

Si asociamos el código de identificación de los animales con los datos del propietario, esta información sí quedaría sometida a la LOPD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *